© 2016 Juana Ramírez

  • Facebook Clean

discrepar del microtrance


                                                                                             el difícil acuerdo del juego y el tormento
                                                                                                                                        SUSANA SOCA
                                                                                         

                                                                                                      ¿o acaso el equilibrio era apolíneo?
                                                                                                                             NAKHLAH KHAN

                 

                  Y a propósito de la última palabra inscripta en la última línea de la última página de La
Discrepancia
, de Caro García Vautier, lanzado a la mareación oceánica desde Juana Ramírez Editora,
emblema tras el que subyace y acaso roe la pregunta —Sor Juana pero también Rosario Castellanos en
esto— por el eterno femenino, e incluso el germen de todos los desdoblados y redesplegados de su
registro; palabra que aparece, digo, al final de la secuencia sin prenderse de últimas a la ilusión de
alguna conclusiva ni aun una primera, abarcadora, con fibra neológica vuelve a abrírsenos el cuaderno
que subyace al libro: desatormento. (Cómo no linkear a su vez con Desatormentándonos, mantra de
Pescado Rabioso.)
                 

                  Hasta para “llegar ahí”, a ese desanclaje de alusivos motivos y razonables razones con el cuerpo
color frenesí/ y los alvéolos al borde del cacareo, es que el deseo incide, ahí, en el doblez/ ahí.

                 

                  Ábrese la susodicha sensacionista mediante fraseos atinentes, en tanto agitación particular, a
inespecíficos micropuntos no menos tocantes, vetas de la caverna fibrosa que recibe el encantamiento
en chisporroteo de cartílagos y demás resonadores articulantes. Mucho más acá del malabar silábico,
del pandemonio nocional en juego, la épica impronta del detalle (con calle) al ras de su vuelo peliagudo/
y en pleno trance.
Pues por sustain es que crece la laguna como olvido […] No esquina el vértice de la
palabra, no centra el silencio circulado.

                 

                  Reojo y desojeo en diagonales no menos frontispiciales una vez destituida toda razón de los
encadenamientos: ataque musicante porque sotaque (“acento o entonación regional” para más allá de la
frontera, y que en su texturado Caro trabaja precisa o alevosamente junto al quid identidad: ¿castellano
de cuándo y entre cuáles?).
                  

                  Sotaque del entre: refulgencia y tensión, velocidades y consistencias otra vez, una vez más,
cuya belleza informalescente hace a modos-modulaciones nodulares de presencia que transmuta en y
mediante la misma transmisión de su emitido mito, mito quiero decir de la voz que insurge (picoteo
filosas barbas del pensamiento/ insubordinada desacatada y suelta/ carcomo del crustáceo que

quiere/ acicalarse el cutis no caminar/ hacia atrás absorto sorbe/ tanto paralelismo lo alela).
             

                  Capaz la ironía subsane hasta lo celebrante. Enmascarada por estratos de un habla raspada
que, de pensátiles, lo serían aun a fuer de moverse, sacudirse polvaredas de emoción en pro de áreas de
lo afectado que, intercambiando destinos, modifiquen ipso facto la sensación aborigen, ese no-punto
larval de partida, el quebranto primordial revelándose en la emergencia imaginaria, sonora por corola
prismática sobre la i de una iluminación provocada que minia de la sola crisis la nervadura: mi
andrógina forma de acabar/ a dentelladas orillando/ falanges de la razón que afale/ lapide vapulee y
descalabre/ la credulidad
. (Y “Credulidad” es otro tema de Pescado: vuelta a coincidir en el cuestionar la
superstición de realidad ambiente, a sus dispositivos de codificación les procede el guiñapo, devueltos
al veloz lechuzar de su guiño.)
                 

                  Este alivio de unas talladas fablas casi tablillas, no atadas al color local —callando por ende de
otra manera— ni a la factoría de efemérides consensuadas ni a la hiposensualidad no menos censada de
fatalismos destinales: nada sumisa desagüé… ¿En qué idioma se está acentuando? Ante la digerida
moción mestiza (dije herida) y sobre todo la captación del absurdo en el solo enunciado de cualquier
frontera, aun si fuera triple, aun si apenas pareciera, Caro condensa su obrar con el calor: discrepa su sol.
                   

                  Es desoír ahuyentando por los rieles por los
                  andariveles, con la intuición entibiando lúcida
                  piel insomne, lívida bambalina donde el alma
                  cobra gravidez. Se palpa. Reverbera sin hacer
                  reverencia, entornada en una pérdida de luz.
                  Hiende, el endeble blindaje blister de la
                  conciencia. Se confunde, vacila amorfa, nada
                  de forma amorosa.

 

                  Todo lo cual no admite retrotraducción, ni al castellano ni a la sensatez poética promedio.
Pues se discrepa respecto a una falsedad que gramaticaliza los cuerpos y preformatea el supuesto
autoritario de La Conciencia, sus series de dominaciones y consiguientes rencores, pánicos,
parcelaciones, borramientos, soterramientos, al amparo de una obediencia de lesa superstición,
paranoia del sentido común y su lengua demofágica, dando sin embargo retorno a un desacato
equivalente a una donación, anticuerpo natural nunca ileso.
                  

                  No lengua fuera ni ya lengua de llegada sino —por indagar la llaga: silabeo— en el ajuste
deliberante del microtrance:

 

                  Flota en almadía, en su vaivén, el picoteante
                  deseo funde la ilusión de un arribo insular.
                  Apenas la península de este amor deleble. Es
                  inútil la captura. Si los erizos vienen, el deleite
                  fugaz e inerme. Todo tan sutil o ligero, sólo
                  atinamos a rociarnos con sus destellos.
                  Aletargados. Cintilando en extrañas letanías.

 

                  Tragicómica lenguaraz. Cuando si por un lado se supone que se ha podido llegar a detectar y
criminalizar cada posible rito que viniera a inquietar las convicciones facciosas de la mentalidad, por
otro, todo rito, incapaz de repetirse, presencia arrojada en lo informe, no queda retenido, no abona un
absoluto. No hay cómo sumarle propiedades a quien empuñe autoralmente un tamiz o los recursos
siempre eventuales con que se anuda el trazo, pues, a lo sumo, se anuda para precisamente ya no
sujetar, ni creer que pueda ser atada al palenque precario del sentido la incandescencia arrebatada en
cuanto spectrum. Según oran las incantaciones, la forma cambia a discreción de la cosa en su fraseo:
                 

                  escamoteando el chapuzón. ¿Puedo encajar la
                  nave? ¿Cuajo? ¡Ese dictamen! ¡Este velamen!
                  El tótem no es total, espejismo veleidoso:
                  ¿Debo ser el poniente? ¿Soy hermoso?
                  Apuesto. Convulsa se desliza la línea. Si
                  descubro al amor tajado y debajo asoma un
                  otro mundo anular, me incrusto. Anillos.
                  Imploración. Camaleónico insistir del que
                  resiste. Todo un viborear constante en el
                  desencaje.

 

                  Se es medular también por desavenencia, por desafuero divergente, por espontáneo desacato
experiencial, por desplazamiento desobediente del ajuste redundante entre palabra y conciencia (ambos
términos, además, destronados, aunque elongándose). La médula o meollo cuando discrepa de los
pactos de lectura y de los concilios semánticos se alimenta digresivamente o por raptos de atención

oblicua, en gradaciones que tocan, sin cercarla, la cosa viva, la natural irregularidad que La Discrepancia
celebra y abraza a su maniera.


                  La otra desnudez: valva abriéndose y yo, arrojada al mundo./ Volviéndolo vivo hasta mentar el
cuerpo
, se explicita en un sigilo secular de mezclas a contraluz instantánea, entre el gusaneo de los
étimos y demás raíces recorridas en sus deltas sucesivos, la disrupción de un furor justo, y porque justo
por lectores nos concierne. Ahí el instrumental alterno sin reposo se sopesa a sí mismo:

 

                  Atesta el diluvio tendal enmoheciendo la
                  ciénaga mental de las entendederas, esas
                  fíbulas ficticias que penden de un hilito,
                  cuelgan como insectos merodeantes clichés.

 

                  Lo que engrosa la consistencia expresionista en este libro es la voluntad de seguimiento
musicante de ese desliz, ese hiato, esa conflagración de las imágenes-membránulas imantando en
cosmorámica el entre, multiplicados los panpanes de efectos residuales del descuartizamiento
dimensional:

 

                  ante los pordioseros del saber dejé de pedirle a dios
                  supe verter la veterana duda en el sumidero
                  nada sumisa desagüé
                  indómita caía la realidad
                  goteaba plúmbea
                  me bamboleó

 

                  La Discrepancia, asistiendo al autoparto oroboro, deja vibrando el área gatuna de lumbres
compartidas. Y es que —recito a Caro— es inútil la captura.
                                                                                                                               

                                                                                                                                   Reynaldo Jiménez, agosto 2016